Explora el Faro de Martiño en Fuerteventura

En la silueta recortada del horizonte de la isla de Lobos, emerge majestuoso el Faro de Martiño, un testigo centenario de la navegación en las aguas canarias y un faro de esperanza para los marinos que surcan las tumultuosas olas del Atlántico. Situado en la montaña de Martiño, a unos 5 kilómetros del Puertito, este faro, con sus 29 metros de altura sobre el nivel del mar, no solo es un monumento de ingeniería y arquitectura, sino también un guardián de historias y leyendas marítimas.

El Faro de Martiño es más que una estructura física; es un punto de referencia fundamental en el Triángulo de Faros que balizan el paso de navíos por el estrecho de la Bocaina, entre las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Junto con sus compañeros de luz, el Faro Tostón en el Cotillo y el Faro de Pechiguera en Lanzarote, forma una trinidad luminosa que guía a los barcos con seguridad a través de las aguas que una vez fueron temidas por su peligroso laberinto de arrecifes.

La historia del Faro de Martiño se remonta al siglo XIX, en el reinado de Isabel II de España. Fue erigido con el propósito de orientar a los navegantes que se aventuraban cerca de Lobos.

Cinco años se tardó en terminarse de construir. Se tuvieron que sortear varias dificultades, como la construcción de casas, el traslado de materiales de construcción y el abastecimiento de víveres y agua, para lo que se edificaron caminos hacia el Puertito y varios aljibes subterráneos para recoger agua de lluvia, además de lavaderos y corrales.

En su construcción se emplearon piedras de basalto trasladadas hasta allí primero a lomos de camellos, luego en barquillos y al final sobre burros majoreros, que se encontraban en la isla de Lobos en aquellos años.

La cal llegó desde Fuerteventura, Lanzarote y del propio islote. Para los techos, puertas y ventanas, se utilizó madera de tea de los pinos de Gran Canaria. La maquinaria, óptica e instrumentos para la luminaria llegaron desde la península y Europa.

La piedra angular del Faro de Martiño es su estilo neoclásico, una elegante fusión de forma y función. Su torre cilindro-cónica, pintada de un vibrante amarillo, se eleva sobre un edificio de una sola planta que solía ser la residencia ocasional del ingeniero jefe. Desde su azotea, se puede contemplar el paisaje infinito del islote de Lobos y sus alrededores, un recordatorio constante de la grandeza y la fragilidad del océano.

Pero más allá de su función práctica, el Faro de Martiño está impregnado de significado cultural y espiritual. El nombre «Martiño» evoca la figura de São Martinho, o San Martín, patrón de los marineros, cuya protección era invocada por aquellos que se aventuraban en el mar en busca de nuevas tierras y riquezas. Este nombre, arraigado en la rica historia de influencia portuguesa, es un tributo a la fe y la esperanza que guiaban a los navegantes en sus travesías.

A lo largo de los años, el Faro de Martiño ha sido testigo de innumerables historias y ha dejado una marca indeleble en la vida de muchas personas. Desde los valientes marinos que encontraron seguridad bajo su luz hasta los poetas y escritores que encontraron inspiración en su majestuosidad, este faro es más que un faro; es un símbolo de perseverancia, protección y belleza en un mundo de incertidumbre.

En la historia del Faro de Martiño, encontramos nombres que merecen ser recordados por su contribución a su legado. Personajes como María Josefina Teodora Plá Guerra Galvany, conocida como Josefina Plá, una destacada poetisa y ensayista, o José Rial, un intrépido periodista y cronista de viajes, quienes, con sus palabras, han inmortalizado la grandeza y la importancia de este faro en la historia de las Islas Canarias.

Así, mientras el Faro de Martiño continúa proyectando su luz sobre las aguas del Atlántico, también ilumina nuestras mentes con la riqueza de su historia y la profundidad de su significado. En cada destello de su linterna blanca, podemos vislumbrar el pasado, el presente y el futuro de una región que ha sido moldeada por el mar y sus incontables historias de aventura y exploración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *